Los 120 días de Sodoma: Marqués de Sade (Audio-Libro)


Las 120 jornadas de Sodoma o la escuela de libertinaje (Les Cent Vingt Journées de Sodome, ou l'École du libertinage) es una novela escrita por Donatien Alphonse François de Sade (conocido por su título de marqués de Sade ) en 1785 durante su estancia en la prisión de la Bastilla.

Existe un dilema en cuanto a la traducción al español, la cual la traducción literal de "journées" es "días", pero, según el diccionario de la Real Academia Española, la primera definición de «jornada» es: "día (período de tiempo que equivale a 24 horas)".  Así pues, tanto «jornadas» como «días» son traducciones igualmente válidas.

El manuscrito de Las 120 Jornadas de Sodoma fue descrito en 1877 por Pisanus Fraxi (Index librorum prohibitorum, Londres, 1877), pero no de visu, sino según una descripción que le habían transmitido.

El manuscrito habría sido hallado en el cuarto que ocupaba Sade en la Tour Liberté de la Bastilla, por Arnoux Saint-Maximin, quien lo entregó al abuelo del marqués de Villeneuve-Trans, en cuya familia el manuscrito permaneció durante tres generaciones. El doctor Duehren logró que se le vendiera muy caro, por intermedio de un librero parisiense, a un aficionado alemán.

El manuscrito está formado por hojas de 11 centímetros, encoladas entre sí, formando una faja de 12,10 metros de largo. Está escrito por ambos lados en letra diminuta. El último poseedor del manuscrito lo tenía guardado en una caja de forma fálica. Fue escrito en la Bastilla en 37 días, noche tras noche, entre las 7 y las 10, del 22 de octubre al 28 de noviembre de 1785.

En esta obra el autor expone de forma cruda y grotesca la corrupción a la que lleva el exceso y el abuso del poder, aspectos que denuncia en sus obras y que forman parte de los ideales del movimiento de la Ilustración.

Cabe destacar que es una historia esquemáticamente construida, con un orden estricto de sucesos marcados de antemano. Sin embargo, no está completa: solamente la primera sección está escrita al detalle. Después de eso, las restantes tres secciones están escritas como un borrador, a modo de notas con los comentarios personales del autor aún presentes en la mayoría de traducciones. Bien antes o durante el trabajo, el escritor sabía evidentemente que no podría completar la obra y eligió escribir las tres partes restantes en breve, para terminarlas después, aunque no pudo hacerlo.

Debido al extremadamente crudo contenido del libro, se le considera mayoritariamente un libro difícil de leer.


Los 120 días de Sodoma: Marqués de Sade 
(Audio-Libro)



Para ver o descargar la versión Online en PDF acceder al siguiente enlace:
http://panteondejuda.blogspot.mx/2014/10/los-120-dias-de-sodoma-marques-de-sade.html

Horacio Quiroga: Documental

 
 "La Muerte lo eligió a él, y el eligió cuando

La vida de Horacio Quiroga esta signada por la tragedia, desde la muerte de su padre por accidente, el suicidio de su padrastro, la muerte por fiebre tifoidea de sus dos hermanos, el suicidio de su primera mujer, y muchos hechos que dejaron cicatriz en su vida e influyeron directamente en su obra.

Telefe presenta Historia clínica, un programa de ficción con base en la historia y la medicina, que aborda personajes notables e intenta mostrarlos desde una visión integral, física y emocional.

El ciclo, conducido por el historiador Felipe Pigna y el doctor Daniel López Rosetti, propone acceder a la intimidad de estas personas a través de un pretexto médico. Así se permite reflexionar sobre distintos hechos clave de la historia y la cultura nacional: qué hubiera pasado si los beneficios de la medicina actual hubieran sido puestos al alcance de aquellos personajes, cómo hubiera cambiado la historia clínica del paciente y en consecuencia, cómo hubiera cambiado la historia.

En esta ocasión, Luis Machín interpretará a Castelli, el hombre de confianza de Moreno, quien perdió su lengua a causa del cáncer, y Adrián Navarro recreará la trágica vida de Horacio Quiroga.

El capítulo relata desde el inicio de su enfermedad (Cáncer de protesta) cuando vivía en la Selva, su viaje a Buenos Aires para internarse en el Hospital de Clínicas hasta su suicidio con cianuro.

Horacio Quiroga: Documental
(Historia Clínica)


Paloma Celta: Significado

La paloma arrulla a las partes más suaves de nuestra conciencia. Cuando ella viene a hacernos una visita, es hora de que nos instalamos en la suave hacia abajo de su energía y refugiarse en sus alas  y plumosas de confort. 

Las palomas vienen a menudo después de un tiempo de sufrimiento porque reconoce nuestra necesidad de santuario. Los celtas reconocieron la sensibilidad de la paloma, y nosotros también podemos hacerlo. 

Mira a la paloma para la curación, la gracia, la bondad y la paz. Ella lleva todos estos atributos y promete custodia forman las tormentas de la vida.

Pokronomicon: La versión maldita de Pokemon Go

Conoce la versión maldita de Pokemon Go, basada en la cosmología del universo Lovecrafttiano y el Necronomicon, escritos por el estadounidense H.P. Lovecraft

Art. Kurt Komoda















































El hombre artificial: Horacio Quiroga

 El hombre artificial es un relato del escritor uruguayo Horacio Silvestre Quiroga Forteza (1878 – 1937), maestro del cuento latinoamericano, de prosa vívida, naturalista y modernista. Sus relatos breves, que a menudo retratan a la naturaleza como enemiga del ser humano bajo rasgos temibles y horrorosos.

El hombre artificial (1910) tiene un significado especial para el género: es sin duda la primera novela que ilustra las tensiones entre la fantasía, la tradición esotérica y el SF en la narrativa hispanoamericana, al tiempo que establece un diálogo explícito con la tradición británica del género, especialmente con Frankenstein de Mary Shelley.



Horacio Quiroga (1878-1937)

La rata yacía inmóvil, patas arriba, entre las blancas manos de Donissoff. Los tres hombres, con la respiración suspendida, estaban doblados sobre el animal tendido en la mesa.
—¿Y...? —exclamó Ortiz, ansioso.

Donissoff tardó un rato en contestar. La belleza angelical de su rostro había adquirido un tono duro, implacable, como si la terrible voluntad que se albergaba dentro de aquella cabeza gentil hubiera traspasado el semblante.

—Nada, todavía —respondió al fin—; no es tiempo aún.
De pronto un centelleo fugaz cruzó por sus pupilas.
—¡La temperatura baja! ¿Qué hacer, Ortiz?

El interpelado salió corriendo, y desde el laboratorio se pudo oír el golpe seco de las chispas eléctricas en los conmutadores. La mirada de Donissoff no se apartaba del termómetro suspendido frente a la mesa.

—¿Sube? —gritó Ortiz desde la pieza contigua.
—Sí... 39... 39° 10...39° 30... ¡Basta!
Ortiz volvió enseguida. Entretanto, la rata, preocupación intensa de los tres hombres, continuaba inmóvil. A ambos lados del grupo, dos grandes mesas ostentaban los más complejos aparatos de química, anatomía y bacteriología. En el laboratorio inmenso y casi todo él en penumbra, a excepción de las ocho lámparas eléctricas con pantalla verde que proyectaban su luz sobre la mesa, los tres experimentadores ofrecían un aspecto poco común y aun sombrío, inclinados y con el alma en suspenso, sobre una simple rata. El calor era asfixiante, pero ellos no parecían darse cuenta. Doblados sobre el animal, el ansia retratada en sus rostros, continuaban devorando con los ojos el inmundo animalucho entre las manos de Donissoff.

—¡Sivel, la jeringa! ¡Ya comienza la reacción! —exclamó de pronto Donissoff. Sivel dio un salto, recogió de la gran mesa el objeto pedido, y extendiéndolo al joven sabio, sujetó entre sus manos la cabeza de la rata. Frío, seguro, a pesar de la inmensa ebullición de su alma y la de sus compañeros, Donissoff inyectó al animal el rojo líquido de la jeringa.

Pasaron diez segundos, quince, veinte, un minuto. Lo que aquellos tres hombres han sentido en ese interminable tiempo no es fácilmente apreciable. Ni uno habló; ni uno se movió; apenas pestañearon. Por eso, cuando en el silencio angustioso sonó la voz de Donissoff, algo como un inmenso suspiro levantó los tres pechos.

—Se mueve... —había dicho Donissoff, cuya mano, colocada sobre el corazón de la rata, acababa de temblar.
Su voz también temblaba. Sivel y Ortiz, con el rostro radiante y el cuerpo entero sacudido por la más violenta emoción, se miraron. ¡Luego era cierto! ¡Ellos, sólo ellos habían hecho eso que estaba allí! Todos los trabajos, todas las horribles inquietudes de esos tres años se desvanecían para siempre. ¡Y ellos, nada más que ellos! Se doblaron de nuevo sobre la rata, y de nuevo quedaron inmóviles, mientras la fina mano de Donissoff continuaba sobre el corazón que había latido.

—Sigue... —murmuró Donissoff después de un largo rato—. Esperemos más...

Los Secretos de Helena Blavatsky la creadora de la Teosofía

Helena Blavatsky fue una mujer que buscó el conocimiento prohibido en los lugares más ocultos de la tierra. Sus viajes ayudaron a sintetizar los saberes esotéricos orientales con los occidentales, creando la sociedad teosófica. A lo largo de su vida descubrió grandes secretos, entre ellos el libro de las estancias de Dzyan, prohibido y custodiado en el Tíbet por su contenido relacionado con seres extraterrestres. ¿Cuáles fueron los secretos de Helena Blavatsky? ¿Qué descubrió buscando en las entrañas del misterio de todas las culturas del planeta?


Los Secretos de Helena Blavatsky la creadora de la Teosofía

 

 Conoce todas las obras de Helena Blavastky

Signo de Cáncer: Mitología


La constelación de Cáncer representa un cangrejo.

Uno de los doce trabajos de Heracles era matar a la serpiente de múltiples cabezas conocida como la Hidra de Lerna.

Cuando Hera se enteró, envió un cangrejo gigante para ayudar a Hidra. Éste mordió el talón de Heracles, que logró aplastarlo con el otro pie. Hera, que despreciaba a Heracles por ser uno de los hijos ilegítimos de su esposo Zeus, fruto de sus múltiples infidelidades, inmortalizó al cangrejo transformándolo en la constelación de Cáncer.

La retro-cognición: El ocultista educado

Retro-cognición es un desplazamiento en el tiempo en que aparentemente ve en el pasado, para examinar acontecimientos o experimentar uno de los cuales no tiene previo conocimiento, o para obtener información precisa que no es de su propia memoria.

La Retro-cognición parece ocurrir espontáneamente en la vida cotidiana, en sueños y en experimentos de laboratorio de parapsicología.
 

Los psíquicos usan en las lecturas para los clientes. A veces le llama 'postcognición'.

Cuando la retro-cognición ocurre espontáneamente, puede tomar la forma de una visión. Cuando sucede este suceso uno entra en un edificio o se ve por la ventana, y en lugar de ver el entorno actual, uno ve cómo se veía el sitio en el pasado, tal vez poblada con individuos que parecen reales o fantasmal.

A veces tales experiencias son pasajeras y solo pasan por la imaginación, mientras que otras veces parecen muy real y aterradoras.

La Retro-cognición ocurre en casos de apariciones de los acontecimientos del pasado, son vistos o escuchados. Es como si estos eventos del pasado sigue reproduciendo sonido cósmico y pista de vídeo, también existen percepciones en raras ocasiones por personas que de alguna manera psíquicamente sintonizan con ellos.

Tal vez, como psicólogo Gardner Murphy sugirió, "en ciertos momentos personas acceden a los registros Akáshicos, se dice que el repositorio de todo pensamiento, sonido y acción de todos los tiempos".

Murphy también sugirió que la mayoría de las apariciones y los fantasmas son casos de retro-cognición, en el cual un individuo se convierte momentáneamente desplazado en el tiempo.

Un caso llamativo investigado por Murphy se produjo en la década de 1960 a Coleen Buterbaugh.

Entró en una suite ofimática en la música de construcción en Nebraska Wesleyan University, fue detenida por un olor extraño y fuerte. De repente vio a una mujer alta con ropa pasada de moda y peinado, que alcanzaba hasta los estantes de una vieja música del gabinete.

Buterbaugh también sintió una presencia masculina sentado en un escritorio a un lado. Miró por la ventana y vio el campus como había aparecido casi 50 años antes.

Buterbaugh se dio cuenta que la visión no era en el presente y que había de alguna manera 'resbaló en el tiempo'.

Más tarde, se determinó que la aparición de la mujer coincide una 'Miss Mills', que había trabajado en la Universidad como profesor de música a partir de 1912 hasta su muerte repentina en 1936 en una habitación al otro lado del pasillo de la suite ofimática."