Druidas:¿Qué es un druida?¿Quienes eran los druidas?

El druida Abriarix
Un druida es o  era el sacerdote en la religión celta, así como los sabios de la tribu, que transmitían las leyes de la tribu y sus conocimientos a las generaciones siguientes. Los druidas eran una clase social -junto con los sirvientes, agricultores, artesanos, guerreros y reyes- que tenía el carácter de elevada -sólo podían llegar a ser druidas los jóvenes de ascendencia real o noble-.

Hasta el día de hoy ha continuado esta religión pagana y ahora el druidismo se considera oficialmente una religión en Reino Unido desde el 2 de octubre de 2010; es el primer culto pagano que ha adquirido esta consideración oficial y legalmente en Reino Unido.

Se conoce a William Stukeley (1687 - 1765) como padre de los druidas modernos. Fue el primero en relacionar el círculo de piedras de Stonehenge con la religión celta, relación que nunca ha sido probada ni históricamente ni por hallazgos arqueológicos. En 1792 se diseñó en Gales una ceremonia para el solsticio de verano, en la que jóvenes druidas se consagraron a un "archi-druida".

Este movimiento iba unido a la búsqueda en Gales e Irlanda de una historia independiente de Inglaterra con raíces celtas y ganó adeptos en el ámbito del movimiento nacionalista. Un atractivo adicional era el carácter oculto en una época en la que las logias secretas estaban en auge. El neo-druida está generalmente considerado como una forma del paganismo y un sucesor directo del druida de la antigüedad.

Influido por los ideales naturalistas del romanticismo, se fundó en 1781 en Inglaterra una orden druida que se dedicó a defender la tolerancia, la humanidad y la dignidad humana. Los fundadores veían representada en la clase suprema de los celtas a la ciencia, arte y sabiduría.

El nuevo Druidismo

Al igual que a la antigua tradición, al nuevo Druidismo no le han faltado retos ni posibilidades para sostenerse: múltiples sentidos sagrados, fuerza espiritual notable, poesía transformadora —e incluso provocativa—, espíritu libre, mente creadora y postura heroica, es decir, es una nueva sabiduría. Inspirarse en el druidismo histórico es casi un acto intuitivo —a veces romántico, a veces utópico— sobre algo que fue gestado hace más de 3000 años y que alcanzo un gran desarrollo en sus creencias y prácticas durante la Edad del Hierro, sin embargo, el origen se ha perdido en la noche de los tiempos. La organización del cuerpo druídico ancestral fue compleja y hermética y poco podemos saber de ella, dado el rigor y celo de su estricta transmisión oral. A pesar de esto, muchas agrupaciones actuales, dividen al druidismo en tres áreas básicas: Druidas, vates y bardos. Quizá se trate de una mera simplificación. Ante la falta de evidencia escrita directamente por los altos druidas, se posibilita un amplio espectro de interpretaciones, distintos tipos de ejercicio y diversos objetivos, que van desde el reconstruccionismo histórico a la erudición de textos del cristianismo celta, de la documentación minuciosa de los historiadores romanos, hasta el embebimiento total en el Folk, desde el medioevo a la New Age.

Para la Orden Druida de México, la memoria del Druidismo sobrevive en el espíritu transformador, abierto, visionario y guerrero que está vivo en nuestro tiempo. Espíritu que tiene una profunda necesidad de integrar la visión -nutrida a partir del inconsciente colectivo- de aquellos hombres de gran aptitud para relacionarse con las fuerzas naturales y obtener de ellas sentido, carácter, visión, poder y ciencia, para crear acuerdos con lo sagrado de la tierra, con lo divino de la manifestación del universo y con el misterio de la naturaleza humana; dinamizada ésta en la interioridad del bosque y la conciencia en meditación activa; en la observación apasionada de todos los seres y los ciclos naturales del mundo que les rodeaba.

Esta es la forma en que cualquier escuela druídica deberá mantener tal legado en el corazón de sus creencias, prácticas y visiones. Este es un desafío que propone que, a partir de la conexión espiritual, se cree y se señale una línea de continuidad entre los mundos, sin límites de tiempo y espacio.

Ante esta certeza, aquel que se asume Druida, Vate o Bardo es quien comprende que estos cargos significan Ser y Estar en una energía peculiar, dentro de una comunidad y que significa ir más allá de los roles tradicionales de mago o consejero, poeta o narrador, etc., los cuales pueden ser compartidos a lo largo de la formación. Ser Bardo, por ejemplo, depende más de una vocación que de un nombramiento. Un destino para Ser y Estar en el lugar y en el tiempo adecuados para atestiguar, ver, saber e interactuar, tanto en hechos como en circunstancias extraordinarios, acerca de la experiencia del Druidismo. De esta forma, en el Awen íntimo del Bardo, el Ser y Estar adquirirán la materialidad de mundos mágicos en resonancia con el Druidismo mismo; Se convertirán en cientos de obras poéticas, en narraciones, en inspiraciones, enseñanzas o en lo que sea que tenga que ser para dar sentido sagrado y humanista a la comunidad.

La vivencia del Druidismo es más que una reinvención, es el despertar de una nueva conciencia que se reconoce en la ancestralidad. No hay necesidad de retomar ni de repetir, sino de sentir, de crear y de continuar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada